Papa Francisco

El simpático niño que interrumpió la audiencia del Papa Francisco, porque quería jugar

by Carolina Soto

No siempre es fácil poner atención durante largos periodos de tiempo, sobre todo cuando eres un niño. Y es que hasta los mensajes del Papa Francisco que suelen ser muy entretenidos, pueden resultar poca competencia ante un miembro de la Guardia Suiza que parece como salido de un cuento ante los ojos de un niño. Eso paso este miércoles durante una audiencia del Pontífice, cuando un pequeño niño escapó de los brazos de su madre y corrió al escenario para intentar jugar con el guardia, que hacía lo imposible por mantener la compostura.

Ante la escena, que no podía ser más cómica, con una madre mortificada por las travesuras de su hijo, Georg Gänswein, asistente del Papa, no podía sino reír por lo que sucedía. Con años de trabajo con el Pontífice y sabiendo de su simpatía por las travesuras de los niños, el padre Gänswein pedía a la madre que dejara al pequeño seguir jugando y no se preocupara.

En cuanto se percató de lo que pasaba, el Papa Francisco no pudo contener la risa, y le pidió a la madre que acercara al niño. La madre, angustiada, le explicaba rápidamente al Papa que su hijo es sordomudo y por eso no le respondía al hablarle. El Papa se llevó una sorpresa también al saber que madre e hijo eran argentinos como él y con mucha simpatía le dijo a la señora que dejara al niño seguir jugando.

MÁS NOTICIAS COMO ÉSTA

La divertidísima reacción del Papa cuando una niña decide ‘robarle’ su solideo

Este pequeño estaba preocupado por si su papá estaría en el cielo siendo ateo, el Papa le dio la respuesta

Deberíamos preguntarnos a nosotros mismos, ¿soy así de libre ante los ojos de Dios? Todos deberíamos ser tan libres ante Dios como un niño frente a su padre”, comentó el Papa durante la audiencia. “Pidamos por que este niño pueda hablar”, dijo el Papa ante los 7,000 feligreses presentes a quienes explicó: “Este niño no puede hablar, es mudo, pero sabe cómo comunicarse, cómo expresarse y tiene algo que me hizo pensar, ‘Él es libre’. Indisciplinadamente libre, pero libre. Me hizo pensar: ‘¿Soy así de libre frente a Dios?’”. Después del momento de reflexión, el Padre Gänswein bromeó: “Es argentino, es indomable”, haciendo referencia al origen del Santo Padre.