Tony Adkins de 42 años, un neurocirujano que trabaja en el Hospital Infantil del Condado de Orange, Estados Unidos, ha demostrado a más de uno, que su cura es infalible en el tratamiento de sus pequeños pacientes, la cual consiste en una extraordinaria ‘terapia’: la sonrisa.

Este médico infantil endulza la estancia hospitalaria de sus pequeños pacientes… ¡con peculiares bailes!

Tony Adkins un neurocirujano, dice estar especializado en curar a sus pacientes con una peculiar terapia: la sonrisa y lo hace de la mejor manera… ¡bailando!

by Samanta Carrasco

Aunque pareciera una locura, Tony Adkins de 42 años, un neurocirujano que trabaja en el Hospital Infantil del Condado de Orange, Estados Unidos, ha demostrado a más de uno, que su cura es infalible en el tratamiento de sus pequeños pacientes, la cual consiste en una extraordinaria ‘terapia’: la sonrisa. Si bien se dice que un arcoíris se puede apreciar después de ver nubes y una tormenta, Tony rompe los paradigmas y demuestra que una estancia hospitalaria en donde reside puede ser mucho más agradable y entretenida.

MÁS NOTAS RELACIONADAS:

¿Pero en que consiste dicha terapia? Adkins asegura que la sonrisa es su mejor herramienta y lo aplica a diario con sus tiernos pacientes al finalizar las intervenciones quirúrgicas; puesto que, cuando llega el momento de hacer la primera revisión postoperatoria el cirujano acude a la habitación de los pequeños con su mayor actitud y baile energético, provocando inmensa alegría y con ello grandes sonrisas en sus pacientes.

Tan aceptada ha sido su ‘terapia’ que no solo lo conocen en el hospital, sino ha creado gran sensación en redes sociales y cautivado a miles de cibernautas, quienes ya lo han nombrado como el ‘Dancing Doctor’ (Doctor bailarín). En declaraciones a Daily Mail, el ahora famoso confesó: “Bailar con los pacientes es importante porque suma alegría a las experiencias del hospital. Lo que estoy haciendo va en la línea de compromiso del hospital con preservar esa magia”, explicó.

La interesante trayectoria y pasos de baile de Tony, lo ha convertido en el doctor favorito de muchos pacientes, debido a que muchos expresan su deseo por ser atendidos por él. Sin duda alguna su gran ejemplo de pasión a sus labores y amor a sus pacientes han ayudado a mejorar los resultados y perspectivas de recuperación. Él feliz de su persona agregó: “Los estudios demuestran que cuando las personas se ríen, sonríen y se vuelven más interactivas. El efecto sobre el cerebro es más poderoso que algunos medicamentos para el dolor. Además, la risa tiene un valor clínico ya que permite evaluar las habilidades físicas, la movilidad y el proceso de recuperación del paciente”, argumentó. Tony Adkinos es una gran inspiración para muchos, tanto que todos los hospitales deberían tener un ‘Dancing doctor’.

 

Una publicación compartida por Tony Adkins PA (@t_malone3) el

Más sobre: