Celebró su cumpleaños 94 con una actividad llena de adrenalina

Por Silvana Becerra Tavano

Para hacer los sueños realidad no hay una edad límite, así lo ha demostrado Eila Campbell  de 94 años de edad quien decidió poner una palomita más a su lista de ‘cosas por hacer’ y brincar en paracaídas. Esta abuelita decidió festejar un año más de vida llena de adrenalina y sintiendo al máximo una emoción tan fuerte, ¿y qué mejor manera que hacerlo en caída libre?

Esta mujer de Williamsport, Pennsilvania, se siente tan afortunada de haber llegado a esta edad, que ha querido demostrar que la edad no es un impedimento para disfrutar de la vida. “Me imagino que quizás no llegue a vivir otro año, así que mejor lo hago ahora”, dijo para el portal de noticias WNEP. El día parecía perfecto para la aventura, soleado con una leve brisa, ideal para subir hasta unos 10,000 pies en el aire y lanzarse hacia la tierra a una velocidad de 120 millas por hora. Eila se encontraba calmada y animada, decidida a hacer este sueño realidad además, acompañada de algunos miembros de su familia como su nieta, Sara Schuelke.  

“Esta experiencia estaba dentro de su lista de deseos y obviamente no había amnera de que yo me fuera a perder uno de los más increíbles momentos para esta gran familia”, dijo la nieta quien también participó en este salto. Para Campbell, la experiencia fue muy divertida, “La caída libre es una especia de “wow”. El viento es estupendo. Estuvo genial y lo amé. Lo volvería a hacer otra vez”, dijo entusiasmada, volviendo viral su historia y sirviendo de inspiración para mucha gente que no se atreve a cumplir sus sueños.

Notas relacionadas:

El romántico mensaje de esta pareja al cumplir 80 años de casados

El conmovedor momento en que una enfermera canta a su paciente más entrañable

El dueño del lugar Above the Poconos Skydiving, Don Keller, quien ha visto a miles de personas hacer esta actividad, incluso tiene un record Guiness por la mayor cantidad de saltos por 44,000, dijo que se sorprendió al conocer a esta mujer, ya que jamás imaginó que se aventaría pues nunca había conocido a una persona de su edad que participara en una actividad tan llena de adrenalina.