Adam veía todos los días a un hombre caminar con dificultad por la calle, así que decidió hacerle un regalo que le cambió la vida

Por Brenda Molina

Desde la ventana de su oficina, Adam Gulledge puede ver cada detalle de lo que ocurre afuera, y cada día, detenía su trabajo al ver a un hombre moverse con dificultad debido a la vieja andadera en la que se apoyaba. El sonido de aquel artefacto rechinando contra el pavimento no podía ser ignorado pero, lejos de molestarle, fue la inspiración para que realizara una buena acción.

Según contó a la cadena de televisión kgw.com, uno de esos días en los que caminaba después de comer, se dio cuenta de que, si podía darse el lujo de comprarse todos los días el lunch, podía usar parte de su dinero en ayudar a otra persona. Así, inspirado en un amigo que acababa de fallecer y que había comenzado una campaña junto con su esposa, con la que buscaban impulsar la idea de hacer favores a otros sin esperar nada a cambio, él también lo hizo.

El nombre de su amigo era Matt Moore y, tras ser diagnosticado de cáncer de colon, decidió crear esta iniciativa llamada Live Moore, misma que su mujer, Nikki, continuó tras la muerte de su pareja. “Él no estará sorprendido por lo hecho por él, pero estará agradecido de que haya dado ese paso”, expresó la chica tras enterarse de la buena acción que había hecho Adam pensando en la memoria de quien había pasado sus últimos días pensando en los demás.

Luego de entregarle la andadera a aquel extraño, el chico se presentó y ahora, cuando lo ve por la calle pasear como siempre, se sonríen mutuamente. “(Se mostró) muy agradecido… Le dije, ‘por cierto mi nombre es Adam’, el suyo era Clint… Cuando ayer le vi, andando otra vez, me sonrió”, contó quien, desde ahora, piensa replicar este tipo de buenos actos y así, hacer el mundo un lugar un poquito mejor.