La increíble historia del bebé prematuro que nació en un crucero

Por Brenda Molina

Cuando Emily Morgan le cuente a su hijo Haiden cómo fue la noche en que nació, tendrá que mostrarle todos los diarios en los que aparece su increíble historia. Con sólo 23 semanas de gestación y con sus padres en un crucero por el Caribe, el pequeño sobreviviente decidió nacer sorprendiendo al mundo.

Las vacaciones familiares serían de una semana. Emily, su esposo Chaise y su hija de 3 años, Chloe, embarcaron en un viaje hacia Puerto Rico, St. Barts y St. Kitts pensando que el nuevo miembro de la familia llegaría hasta diciembre. Estaban equivocados y, lo que sería una temporada de relajación, se volvió una pesadilla.

Cerca de las 9 de la noche del 1 de septiembre, Emily comenzó a sentir contracciones. Sabía que su bebé estaba en camino y que las circunstancias serían complicadas con el hospital más cercano a 14 horas de distancia y estando a más de 160 kilómetros del puerto más cercano. “No puedes tener al niño ahora, estamos mar adentro”, recuerda ella que le dijo uno de los doctores según narra People.

Sin embargo, no había otra opción y, esperanzada en que todo saldría bien, Emily entró en labor de parto pensando sólo en la vida de su pequeño. Cinco horas después, Haiden llegó al mundo pesando menos de un kilo y con los signos vitales muy débiles. “Está vivo, pero tiene poca esperanza, no está respirando bien”, fueron las palabras que rompieron el corazón de la chica de 28 años.

Ella no se rindió y quiso ver a su bebé. “Estaba cubierto con toallas y con una máscara de oxígeno en su rostro”, recuerda, quien no se separó de su recién nacido en ningún momento. Mientras tanto, su esposo Chase y su hija Chloe se instalaron en una habitación contigua para estar pendientes de la situación.

La familia originaria de Utah ahora se encuentra en Miami, en donde Haiden permanece en terapia intensiva en el hospital infantil de esa ciudad. Ahí, los especialistas han logrado estabilizarlo y, al parecer, lo mantendrán en una incubadora hasta diciembre 19, fecha en la que estaba programado su nacimiento. Aunque su salud aún es frágil, Emily y Chase no pierden la esperanza.

Ahora, necesitan ayuda para cubrir los gastos que implica tener a su segundo hijo hospitalizado por tanto tiempo y han creado una cuenta en GoFundMe para conseguir apoyo. Hasta el momento, han conseguido más de 39 mil dólares y muchos más mensajes de apoyo y oración para su sobreviviente.

¿Ya nos sigues en Pinterest? Haz clic y "pinea" con nosotros.