El encuentro con el Papa Francisco que cambió la vida de una bebé

por Brenda Molina

Ave tenía sólo tres meses de edad cuando el Papa Francisco la tomó en sus brazos y la bendijo, por lo que es probable que no tenga recuerdo del encuentro. Sin embargo, para sus padres, esos breves segundos significaron un aire de esperanza en la salud de su pequeña quien, con síndrome de Down, nació con dos hoyos en el corazón que le auguraban un futuro incierto, algo que cambió en ese momento.

El encuentro con el Papa Francisco que cambió la vida de una bebé.VER GALERÍA

Lynn Cassidy, madre de Ave, contó al Daily Dot que ella, su esposo Scott, sus dos hijos adolescentes y la recién nacida viajaron a Roma en abril del año pasado para presenciar la canonización de Juan Pablo II y de Juan XXIII. El día era lluvioso, pero la familia se mantuvo cerca de la barricada por la que les habían dicho que pasaría el Papamóvil. Cuando lo vieron, Scott levantó en sus brazos a la bebé mostrándosela al Sumo Pontífice.

“Johnny, del servicio secreto, se detuvo, tomó a Ave y se la dio al Papa. Él preguntó qué edad tenía y cuál era su nombre. Mi esposo le contó que tenía dos perforaciones en el corazón. Cuando llegamos a casa en mayo, fuimos al cardiólogo a revisión. Uno de los hoyos había cerrado por completo y el otro era de la mitad de su tamaño original”, cuenta Lynn, quien es una mujer de gran fe.

El encuentro con el Papa Francisco que cambió la vida de una bebé.VER GALERÍA

En la sala de su hogar, en Phoenix, se puede ver la foto del momento exacto en el que el Papa Francisco besa la frente de Ave mientras una de sus manos toca ligeramente el pecho de la pequeña justo en donde está su corazón. “Parece que estaba destinado a pasar y, para nosotros, es lo más cercano a un milagro que jamás veremos, estoy segura”, afirma la emocionada madre, quien hoy disfruta de su alegre nena todos los días.

Ave es una niña sonriente de poco más de un año. Su corazón está sano y, mientras crece felizmente, su mamá sabe que el día que vuelva a encontrarse con el Papa, le agradecerá con estas palabras: “Gracias por difundir la idea de que toda vida es preciosa. Aun aquella que tiene dificultades, como la de mi hija. Ella es tan bella como cualquier otra persona. Sólo podemos dar gracias por enviar el mensaje porque la gente necesita escucharlo”.

¿Ya nos sigues en Pinterest? Haz clic y "pinea" con nosotros.