buceo-islas-medes-catalunya

Bucea en las islas Medes entre corales y peces de colores

Las siete pequeñas islas y algún que otro arrecife que componen este deshabitado archipiélago parecen, a distancia, unos desolados promontorios rocosos, pero mirados con gafas de buceo son un verdadero paraíso marino, además de ornitológico.

by hola.com

A una milla escasa de la costa ampurdanesa, y desgajados de la cercana sierra del Montgrí hace más de diez mil años, los pequeños islotes que rompen la línea azul del horizonte en este tramo de la Costa Brava siempre han estado en el punto de mira, a pesar de su mínima extensión y de su áspero aspecto. Primero fueron las innumerables civilizaciones que fueron hilando un historial lleno de vicisitudes, y ahora, los buceadores los que sueñan con perderse por las profundidades de sus fondos marinos.

islas-medes-catalunya-barcosVER GALERÍA

Fragmentos de ánforas y cántaros permanecen aún bajo las aguas como testimonio del paso de la civilización griega; algunos restos deben quedar también de tiempos de los romanos, quienes convirtieron el archipiélago en necrópolis de la ciudad de Empúries, y solo el recuerdo de la presencia, desde la Edad Media, de los corsarios, que preparaban desde este punto sus asaltos a la costa gerundense, amenazando el comercio marítimo en la zona. Hasta una torre de defensa, un monasterio regentado por los Caballeros del Santo Sepulcro, un fortín militar y un faro llegó a tener el archipiélago. Hoy, cualquier aproximación basta para comprobar que de aquello no queda nada, porque la Naturaleza y el mar decidieron unirse e imponer juntos su dominio en este singular territorio.

ave-islas-medesVER GALERÍA

Calmada ya la marea, las aves son las auténticas reinas en las Islas Medes, especialmente las gaviotas patiamarillas, muy abundantes por estos lares, aunque con un poco de atención también se pueden observan ejemplares del cormorán moñudo y otros como la garza real, la garceta y el martinete. Bajo sus aguas es tal la riqueza biológica y la extraordinaria diversidad que esconde que ha sido declarada la reserva marina más valiosa del Mediterráneo occidental.

buceo-islas-medes-catalunya-2VER GALERÍA

La mejor manera de descubrir los fondos marinos de las Islas Medes es de la mano de submarinistas profesionales. En L’Estartit existen un buen número de centros de buceo que ofrecen, gracias a las distintas profundidades, inmersiones en la zona para todos los niveles y gustos. Hay zonas para principiantes, como Salpatxot, y otras para los más expertos, como la cueva de la Sardina, el túnel de la Pedrosa o la cueva de la Vaca, sorprendente esta por sus paredes de gorgóneas y por los abundantes peces de talla grande que en él encuentran refugio, como meros, doradas y corvinas.

Islas_medes-anemonaVER GALERÍA

En áreas poco profundas resulta una grata experiencia ver cómo las algas conviven con praderas de posidonia y con más de un centenar de especies de colores vivos; por debajo de los 10 o 15 metros, la atracción la ponen las algas, bien adaptadas a la falta de luz y los grandes bloques de rocas, mientras corales, estrellas de mar, gorgóneas, pulpos y langostas se mueven de allá para acá. Y más dentro aún, hasta los 60 metros de profundidad, son los coloristas bosques en miniatura, donde se reúnen más de 600 especies animales, los que montan este espectáculo de vida y color que discurre por túneles de roca calcárea y míticas cuevas.

Por si no fuera suficiente atracción para los buceadores, más allá de fauna marina no faltan cerca de las islas algunos pecios de envergadura, como el Reggio Messina, hundido en 1991, o el barco Avenire, conocido como el Marmoler, naufragado en 1971 delante de la cala Montgó, que todavía guarda parte de su cargamento de mármol en las bodegas.

islas-medes-catalunya-barcos-buceoVER GALERÍA

Otra opción es embarcarse en uno de los barcos con fondo de cristal que parten también de este núcleo costero y hacer un recorrido por las islas para observar la fauna y la flora marina entre los dos mayores islotes del archipiélago: la Meda Gran –en cuya cumbre un faro señala la entrada sur del golfo de Roses– y la Meda Petita –horadada de lado a lado por túneles–, donde las rocas caen en precipicios hacia el mar. Una experiencia también pero, eso sí, mucho más tranquila.

L-Estartit-Costa-Brava-Islas-MedesVER GALERÍA

GUÍA PRÁCTICA

Centros de buceo
En L’Estartit existen un buen número de centros autorizados que realizan inmersiones en la reserva natural de las Medes y en la costa del Montgrí, desde snorkeling (aletas, gafas y tubo) a cursos de buceo y todo tipo de inmersiones, como Aquática (aquatica-sub.com), La Sirena (la-sirena.net), Medaqua (medaqua.com) o Unisub (unisub.es). La actividad se realiza en grupos de un máximo de ocho personas, incluyendo los servicios de un guía. Algunos de estos centros también ofrecen salidas en barco con fondos de cristal para avistar cuevas, acantilados y fondos de este paraíso protegido, amén de numerosas actividades dentro y fuera del agua.

Permisos
Toda inmersión que se quiera efectuar en las islas Medes requiere la obtención de una licencia específica, limitada a un número de personas al día, y que conlleva el pago de una tasa por persona e inmersión. Cuando la actividad se realiza con un centro autorizado, este se encarga de todos los trámites.

Dónde dormir
Rodeado de campos de cereales, cipreses y huerto se encuentra el Molí del Mig (molidelmig.com), un antiguo molino de siglo XV integrado en el paisaje, con el más moderno y vanguardista diseño. Si tras la actividad, uno quiere sentirse como un rey, nada como descansar en el Palau lo Mirador (palaulomirador.com), el antiguo palacio de los condes de la villa y residencia de verano de Jaime I el Conquistador, que conserva intacto todo su encanto y confort.

Más sobre: