salud-dental1

Salud dental

Cepillarte justo después de cada comida y otros errores que ponen en riesgo tu salud dental

Una mala higiene dental no siempre es producto de la dejadez, sino de no estar haciendo las cosas bien. A veces damos por buenas alguna prácticas cuando en realidad están dañando nuestra salud bucodental: cepillarse justo después de cada comida, tomar zumos de frutas de forma habitual…

by hola.com

Como indica un reciente estudio realizado a nivel mundial por la Federación Dental Internacional (FDI), una mala higiene bucal no siempre es producto de la dejadez, la pereza o de no preocuparse. La mayoría de nosotros creemos estar siguiendo hábitos y pautas adecuadas para tener una correcta salud bucodental, pero en realidad estamos llevando a cabo prácticas que nos perjudican. Estos daños, debido a la innegable relación que existe entre la salud oral y la salud general, pueden terminar ocasionando problemas serios en nuestro organismo, como son afecciones cardiacas o diabetes, entre otras.  

Óscar Castro Reino, máximo representante de los dentistas de España, lamenta esta realidad: “Aún nos queda un largo camino por recorrer en cuanto a prevención e higiene bucodental”. Las prácticas más comunes que damos por buenas, pero que en realidad, no son nada recomendables por poner en riesgo nuestra salud dental son:

1. Cepillarse justo después de cada comida

Según las últimas recomendaciones que ha publicado la Federación Dental Internacional, basadas en la evidencia científica, lo más recomendable es:

  • Cepillarse los dientes 20 minutos después de cada comida y no inmediatamente después. Según los expertos, hacerlo así favorece la actuación del flúor de la pasta dentífrica y evita empeorar la desmineralización del diente.
  • Emplear una pasta fluorada y aplicar una cantidad aproximada del tamaño de un garbanzo.
  • Cepillarse dos veces al día y durante 2 minutos.
  • Elegir un buen cepillo de dientes.

salud-dental1VER GALERÍA

2. Enjuagarse con agua al finalizar el cepillado

La técnica del cepillado conlleva dos beneficios: el propio arrastre mecánico de la placa bacteriana (eso lo hace el cepillo) y el aporte de flúor de la pasta dentífrica. “Hoy se sabe que el flúor contenido en las pastas es el más importante de los dos mecanismos y que este flúor interactúa con el esmalte y con la placa bacteriana, protegiéndonos”, subraya el doctor Óscar Castro Reino, máximo representante de los dentistas de España.

De ahí que sea clave dejar actuar el flúor de la pasta dentífrica. “No debemos enjuagarnos con agua porque lo arrastramos y le impedimos actuar, sino cepillarnos bien durante 2 minutos y escupir”.

3. Tomar zumo de frutas de forma habitual

Los zumos de fruta se consideran una bebida saludable. Y lo son. Pero los dentistas no recomiendan tomarlos habitualmente, pues contienen bastante azúcar y aumentan el riesgo de caries. A este respecto, el doctor Óscar Castro señala: “La población suele tener conocimiento acerca del peligro de los alimentos azucarados en relación a la caries, pero no está igual de concienciada con el peligro que supone el abuso de bebidas carbonatadas y las mal llamadas “energéticas”. Del mismo modo, hay que dosificar los jugos (incluso naturales) cítricos por su elevada capacidad de desmineralizar el esmalte”.

El presidente del Consejo de Dentistas asegura que se están realizando grandes avances en nutrición y se va descubriendo que una dieta equilibrada y saludable, no solamente beneficia la salud general sino también la salud oral. Y concluye: “Lo fundamental es no abusar de los azucares, mantener una dieta saludable en todos sus aspectos e intentar evitar el picoteo entre horas”.

salud-dental2VER GALERÍA

4. Acudir al dentista solo cuando nos duele algo

Óscar Castro insiste en que existen dos cuestiones fundamentales para gozar de una buena salud oral: un correcto cepillado dental y acudir periódicamente a nuestro dentista de confianza para realizarnos una revisión completa. A esta última cuestión le confiere una importancia de . A menos que el paciente padezace alguna patología añadida, como por ejemplo diabetes, y que por salud le convenga acudir con mayor frecuencia, es básico acudir al dentista una vez al año para realizarse una revisión rutinaria

“La importancia de las revisiones periódicas es capital, puesto que ayudan a mantener una buena salud oral y, en el caso de presentarse algún problema bucodental, es muy importante poderlo detectar a tiempo para instaurar los tratamientos oportunos cuanto antes”, indica el presidente del Consejo de Dentistas.

Más sobre: