niños-corazon1

Opinión de salud

Niños con problemas de corazón: claves para que la vuelta al cole sea segura

Saber qué cardiopatía presenta, qué actividades debe evitar y cuál es la forma correcta de actuar en caso de que un alumno sufra palpitaciones mareos o dificultad para respirar es clave para que la seguridad del pequeño no corra riesgo durante las horas que pasa bajo la supervisión de sus profesores

by Doctor Luis Rodríguez Padial

En pocos días asistiremos a la vuelta al colegio de los niños. Tras disfrutar de sus vacaciones veraniegas y de haber estado en un contacto más estrecho y continuo con su familia, la vuelta al colegio supone un momento de cierto estrés para todas las familias, ya que sus miembros vuelven a pasar más horas separados y los niños vuelven a afrontar los retos de la vida escolar. Este estrés suele ser algo mayor en las familias de los niños con problemas de corazón, dado que a la preocupación habitual se une la intranquilidad de saber cómo se va a ver afectado el niño con cardiopatía en el colegio.

Las cardiopatías son la patología congénita –presente desde el nacimiento- más frecuente, y se deben a un trastorno del desarrollo del corazón en el feto. Las alteraciones más frecuentes son:

1) comunicación anormal entre cavidades -comunicación interauricular o interventricular, ductus, etc.-, que pueden producir aumento de la circulación de la sangre por el pulmón y dificultad para respirar; 

2) disminución del flujo de la sangre a través del pulmón –tetralogía de Fallot, estenosis o atresias valvulares, etc.-, que puede acompañarse de coloración azulada de los niños –cianosis- por disminución del oxígeno en la sangre,

3) cardiopatías más complejas, que suelen tener asociación de algunas de estas anomalías –transposición de los grandes vasos, ventrículo único, etc.- y repercusión variable.

niños-corazon1VER GALERÍA

Las cardiopatías congénitas afectan a ocho de cada mil recién nacidos, lo que en España supone unos 4.000 nuevos casos al año. La mayoría de estas cardiopatías son leves y solo necesitan revisiones cardiológicas periódicas. Por el contrario, una minoría de ellas requiere tratamiento, que puede ser médico, mediante cateterismo o con cirugía. En los casos más complejos deben hacerse intervenciones sucesivas que requieren largas estancias hospitalarias, con revisiones periódicas posteriores.

Obviamente, el estrés y la preocupación que las cardiopatías congénitas producen en la familia va a variar mucho según el tipo de cardiopatía, de los tratamientos a los que haya sido sometido el pequeño y del grado de corrección de la cardiopatía obtenido. El médico responsable debe explicar detalladamente a los padres los cuidados haciendo  especial énfasis en el tratamiento y en la actividad física permitida. Es importante que los padres aclaren todas sus dudas con su médico, pues esto contribuirá a disminuir la incertidumbre y el consiguiente estrés.

niños-corazon2VER GALERÍA

¿Qué datos deben tener los profesores sobre los niños que tienen problemas de corazón?

La preocupación de la vuelta al cole de los niños con cardiopatía no solo afecta a los padres, sino también, y de forma importante, a los maestros, profesores y a todo el personal del colegio. Para ellos es importante tener una información clara y rigurosa de:

  1. ¿Qué problema tiene el pequeño?
  2. ¿Qué actividades puede realizar el niño sin limitaciones?
  3. ¿Qué tratamiento está siguiendo el alumno?
  4. ¿Con qué frecuencia presenta el niño problemas como palpitaciones, mareo o dificultad para respirar?
  5. ¿Cuál es la forma más habitual por parte de los adultos en estos casos?

Unos padres bien informados son clave para transmitir estos datos a los profesores. De presentar algún problema potencialmente más grave –pérdida de conciencia, dolor torácico intenso, taquicardia sostenida, etc.- lo recomendable es avisar a los servicios médicos. Al igual que en otros casos, es deseable que haya un desfibrilador automático en los centros y que el personal esté entrenado para utilizarlo a la espera de la atención médica.

En resumen, la mayoría de las cardiopatías son leves y no producen ninguna limitación; en los casos más complejos, una buena información puede contribuir al desarrollo normal del niño sin más limitaciones que las estrictamente necesarias y recomendadas por su médico.

Más sobre: