isquemia-teresacampos1

La isquemia cerebral de María Teresa Campos ¿Qué es y cómo tratarla?

María Teresa Campos ha sufrido una “isquemia cerebral en territorio vertebrobasilar”, un trastorno brusco de la circulación producido por la obstrucción de uno de los vasos sanguíneos que lleva sangre al cerebro. ¿A qué es debido este problema y cómo debe tratarse?

María Teresa Campos ha sido ingresada en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid tras sufrir una “isquemia cerebral en territorio vertebrobasilar”. Así aparecía reflejado en el informe médico emitido a última hora de la tarde de ayer por el hospital a petición de la familia de la presentadora. Después de toda la noche bajo el cuidado de los profesionales sanitarios del hospital, la presentadora continúa estable y a la espera de la realización de un escáner que se realizará a mediodía como prueba rutinaria de control.

Lee: María Teresa Campos, ingresada a causa de una isquemia cerebral

La veterana presentadora estaba en su casa cuando comenzó a encontrarse mal. Sus propias empleadas la atendieron y fue trasladada de inmediato al Hospital La Luz, donde María Teresa Campos suele pedir cita para acudir a sus revisiones periódicas de neurología y oncología. La presentadora estuvo en la UVI, pero finalmente se tomó la decisión de trasladarla a la Unidad de Ictus de la Fundación Jiménez Díaz, centro que también pertenece al Grupo Quironsalud.

Según fuentes consultadas por Hola.com, la presentadora habría sufrido un episodio de isquemia cerebral leve, lo que supone un menor alcance de la lesión y una recuperación casi de inmediato. De ahí que la presentadora estuviera estable, consciente y hablara sin dificultad al poco tiempo de sufrir el evento cerebrovascular. Su única preocupación era por la visión del ojo derecho. ¿El motivo? La visión borrosa es uno de los principales síntomas de esta afección que se produce debido a una interrupción del suministro de sangre al cerebro. Sin embargo, las complicaciones pueden ser más serias en este tipo de trastorno: dificultad para controlar los músculos, trastornos del habla, rigidez…

¿Qué es una isquemia cerebral?

La isquemia cerebral o isquemia cerebrovascular se produce por una interrupción del suministro sangre al cerebro. Debido a esta complicación deja de llegar el flujo de oxígeno y de nutrientes necesarios para mantener el funcionamiento de las células del cerebro. Esta falta de sandre puede ser transitoria, sin lesión ni secuelas, o definitiva con lesión en la zona irrigada por la correspondiente arteria con secuelas. Así lo explica el doctor Antonio Russi, neurólogo del Centro Médico Teknon.

“Los ictus isquémicos representan el 87% del total de los ictus que se producen”, explica Teresa Torrente, presidenta de Ictus Asociación Madrid (ICAM). Dependiendo de la localización, la medida y cuánto tiempo haya durado la interrupción del flujo sanguíneo, el paciente podría sufrir deterioros más o menos graves en el cerebro o incluso estar en riesgo de muerte. Por ejemplo, una interrupción del flujo sanguíneo al cerebro durante más de 10 segundos provoca una pérdida de la consciencia, y una interrupción en el flujo de unos pocos minutos, por lo general, conduce a un daño cerebral irreversible.

Los principales síntomas de una isquemia cerebral

Los principales síntomas de una isquemia cerebral son "molestias súbitas sensitivas o motoras tipo pérdida de fuerza, vértigos, perdida de visión , trastorno del habla, de la memoria, confusión mental siempre de repente. En caso de ser la isquemia importante constituye un accidente cerebral vascular o ictus", explica el doctor Russi. En caso de afectación del sistema vértebra-basilar los síntomas son: vértigo, confusión mental, pérdida súbita de memoria o inestabilidad al caminar. "La causa puede tener relación con artrosis cervical severa", advierte el doctor.

Tras la realización de pruebas para determinar la causa, se toman medidas para que el evento cerebrovascular no se vuelva a repetir. Estas pautas están centradas, sobre todo, en cambios en el estilo de vida, pues el hecho de haber padecido una isquemia cerebral incrementa enormemente el riesgo de sufrir otra más adelante. Además de la edad, el sexo o la herencia genética, que son factores de riesgo no modificables, existen una serie elementos que pueden ser los responsables de que se produzca una isquemia cerebral: la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo o la hipertensión arterial, entre otras.

Las Unidades de Ictus, clave en la recuperación exitosa del paciente

El inicio de los síntomas puede ser muy rápido. Pero más rápida aún debe ser la actuación de las personas que sientan estos síntomas o de quienes se encuentren a su alrededor. Los expertos subrayan que las primeras 72 horas tras sufrir una isquemia cerebral son fundamentales para evaluar las consecuencias que pueda dejar ese accidente cerebrovascular y para calcular el riesgo de que pudiera repetirse. En este sentido, trasladar al paciente a una Unidad de Ictus es fundamental. "El paciente debe ser ingresao de forma muy urgente en una Unidad de Ictus para que sea tratado con anticoagulantes y corticoides. Las primeras horas de tratamiento son fundamentales. Siempre hay que investigar la causa para prevenir nuevos ataques", indica el doctor del Centro Teknon.

Las Unidades de Ictus "son burbujas dentro de la neurología donde se aplican todas las técnicas posibles al paciente de ictus", explica Teresa Torrente. La experta añade: "El enfermo es cuidado por enfermeras especializadas en ictus y la atención del personal sanitario está volcada para solucionar el "momento crítico", es decir, a través de un equipo multidisciplinar se persigue solucionar el problema generado lo antes posible de manera que la recuperación se la más exitosa que se pueda".

Más sobre: