Imagen 3/3
La princesa Magdalena de Suecia celebra el segundo cumpleaños del Príncipe Nicolas

La princesa Magdalena de Suecia celebra el segundo cumpleaños del Príncipe Nicolas

¡Feliz cumpleaños al Príncipe Nicolas de Suecia! La Princesa Magdalena ha compartido un magnífico conjunto de fotos en su cuenta de Facebook. En las imágenes se muestra al pequeño muy sonriente segundos antes de prepararse para soplar su vela de cumpleaños: “¡Feliz segundo cumpleaños mi dulce Nicolas!", escribió la Princesa junto a su publicación. “No podríamos haber pedido un chico más bondadoso y de corazón más cálido que el tuyo.” El palacio real sueco compartió adicionalmente retratos oficiales en su sitio web, revelando que la sesión de fotos tuvo lugar en la casa familiar de Estocolmo. Las bellas imágenes ganaron la rotunda aprobación de los seguidores reales alrededor del mundo, que utilizaron la red social como medio para felicitar y comentar sobre el pequeño Nicolas. "¡Sin duda un joven apuesto, en unos cuantos años, estos ojos azules romperán muchos corazones", escribió una fan. "¡Feliz cumpleaños, pequeño ángel! ¡La bondad de tu mamá y papá está por todo tu rostro! ¡Dios los bendiga a todos!", comentó otro usuario. Nicolas es el segundo hijo de la Princesa Magdalena y su esposo Chris O'Neill, quienes también tienen a una bella hija de tres años llamada Leonore. La familia reside en Londres por motivos laborales del empresario, pero regularmente viaja de regreso a Suecia para visitar a sus parientes reales y hacer apariciones en diversos compromisos. El hombre de negocios ha admitido en previas ocasiones, que el carácter de su hija Leonore puede ser un poco fuerte, mientras que su hijo Nicolas es mucho más suave. "Son dos personalidades completamente diferentes", le dijo Chris a Expressen. "Nicolas es un niño tierno y suave, mientras que Leonore es dominante y muy determinada". La Princesa también ha hecho algunos comentarios sobre los gustos y actividades de sus hijos a la prensa sueca, asegurando que su hijo es un ferviente amante de los libros, por lo que no le sorprendería que al crecer fuera un alegre “ratón de biblioteca”.