Síntomas de embarazo

¿Qué síntomas pueden indicar un embarazo ectópico?

Durante el desarrollo de un embarazo normal, en el que no existe ningún tipo de contratiempo ni problema médico secundario, el óvulo es fecundado y desciende por las trompas de Falopio hasta llegar al útero, donde permanecerá para su gestación. Sin embargo, en un embarazo de carácter ectópico, el óvulo se sitúa fuera del útero, de ahí que también reciba el nombre de extrauterino.

by hola.com

Según datos aportados por el Ministerio de Sanidad en el pasado año 2016, la gran mayoría de los embarazos ectópicos, alrededor de un 98%, tienen lugar en las trompas de Falopio, aunque también se pueden producir en otras zonas del aparato reproductor femenino, como el cuello uterino, representando aproximadamente un 2% del total de los casos.

En este tipo de situaciones, existen algunos factores médicos de riesgo que pueden propiciar el desarrollo de un embarazo ectópico, como puede ser el hecho de tener las trompas de Falopio inflamadas o con algún tipo de infección, ser mayor de 35 años, haber sufrido algún cuadro de enfermedad pélvica inflamatoria previa, que la mujer se haya quedado embarazada teniendo implantado un DIU (dispositivo intrauterino) o tras haberse sometido, en varias ocasiones, a tratamientos de fertilidad.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico puede suponer un grave riesgo para la salud de la madre, por lo que resulta muy importante conocer cuáles son sus principales síntomas. Aunque algunos de los que indican la posibilidad de gestar un embarazo ectópico pueden ser muy similares a los de uno de desarrollo normal, sin ningún tipo de complicación médica, como las náuseas y los vómitos, existen algunos destacados, rápidamente reconocibles, que pueden dar la señal de alerta.

Uno de los signos más comunes es el dolor abdominal en la parte baja del vientre, que será, además, más intenso en uno de los lados, justo donde se ubica la trompa de Falopio que alberga el óvulo fecundado. El dolor será de mayor o menor intensidad dependiendo de las semanas de gestación que hayan transcurrido. Incluso, como situación médica más extrema, se puede producir una rotura en la trompa de Falopio y el dolor producido sobre el cuerpo de la mujer será mucho más agudo y difícil de soportar, alertando inmediatamente de que no se está produciendo un embarazo con normalidad.

Además del dolor abdominal mencionado, otro de los síntomas físicos que puede alertar sobre un embarazo ectópico es el dolor en la zona de la pelvis y la aparición de lumbago.

sintomas-embarazo1VER GALERÍA

Otros factores que indican un embarazo ectópico

Por otro lado, el sangrado vaginal se presenta como otro de los posibles síntomas de un embarazo ectópico. Su frecuencia será regular durante varios días e incluso, semanas. Su apariencia tendrá un tono marrón al principio, pasando a tener un color más rojo en los días posteriores y de mayor fluidez, como si se tratase de la menstruación.

En caso de que la zona de tejidos que se sitúa alrededor del óvulo sufra una rotura, se producirá un sangrado mayor y con él, un mayor número de contraindicaciones médicas, como la presión arterial baja, desmayos o un dolor agudo en la parte frontal de los hombros, cerca de las clavículas.

Ante esta complicada situación, debes acudir al médico con la mayor brevedad posible para que te realice las pruebas oportunas y pueda establecer rápidamente el diagnóstico ante un embarazo ectópico de riesgo. Para poder determinar este cuadro médico con total precisión, el ginecólogo deberá realizar un examen pélvico, así como una ecografía vaginal, que será la que confirme este tipo de gestación.

Si esto es así, el embarazo ectópico deberá ser interrumpido mediante una intervención quirúrgica, ya que supone un grave riesgo para la salud de la madre. De cara al futuro, muchas mujeres que han vivido un embarazo de estas características se preocupan por sus probabilidades para concebir un bebé a posteriori. Es posible que se vuelva a repetir el mismo caso, aunque también existe la posibilidad de que si sus órganos reproductivos no han sufrido daños severos, su nivel de fertilidad se mantenga intacto. En cualquier caso, lo más recomendable es mantener una relación y un trato directo con el ginecólogo y el médico de cabecera para que sea un especialista el que indique los factores de riesgo existentes y la posibilidad de concebir una nueva vida sin complicaciones, tanto para la madre como para el feto.

Más sobre: