Los encuentros de complicidad y sonrisas de la Primera Dama y el Papa Francisco

Hacemos un recuento de la vestimenta de Angélica Rivera en esta visita

by Carolina Soto

La visita del Papa Francisco se ha convertido en motivo de alegría para los mexicanos. Las sonrisas y las muestras de cariño se han vuelto la constante durante estos días, y hay alguien que ha disfrutado como nunca este viaje, la Primera Dama, Angélica Rivera. Como pocas veces, se ha dejado ver de lo más sonriente y cercana al Pontífice, a quien conoció por primera vez en marzo del 2013 durante su entronización.

Los encuentros de complicidad y sonrisas de la Primera Dama y el Papa FranciscoVER GALERÍA

Francisco, un hombre siempre cálido y amable, parece recordar con cariño a la Primera Dama, con quien ha bromeado desde el primer momento de su llegada. Mientras caminaban por el hangar presidencial después del aterrizaje de su avión proveniente de Cuba, el Papa se acercó a la señora Rivera para decirle algo al oído, lo que provocó una gran sonrisa en ella y una gran curiosidad en el Presidente Enrique Peña Nieto. Ésta sería una imagen que se ha repetido en los diferentes eventos en los que se han encontrado.

Para recibir al Papa, Angélica llevó un vestido blanco, cubierto con un abrigo en crudo con algunos bordados, diseño del mexicano Benito Santos. Aunque mucho se ha comentado del color de este outfit, por aquello del privilegio de blanco, esta regla de protocolo está reservada para las audiencias oficiales con el Santo Padre. En este caso, al tratarse de una recepción, no se hace ninguna petición de vestimenta. En mayo pasado, la Reina Rania de Jordania también recibió al Papa con un vestido beige, lo cual no rompe ninguna estipulación del protocolo, que en audiencias oficiales sí requiere un vestido negro con una mantilla del mismo color sobre la cabeza para las mujeres.

¿Cómo es el protocolo que se debe seguir al conocer al Papa?

Charlene de Mónaco es una de las siete mujeres que puede vestir de blanco frente al Papa Francisco

Los encuentros de complicidad y sonrisas de la Primera Dama y el Papa FranciscoVER GALERÍA

En su segundo encuentro, durante la visita del Papa en su calidad de Jefe de Estado a Palacio Nacional, otro encuentro de complicidad pudo ser capturado. Entre bromas, el Papa arrancó una carcajada de la Primera Dama y del Presidente. Fiel a su herencia italiana, Francisco I bromeó con gesticulando y haciendo movimientos con sus manos, que regalaron una postal muy pocas veces vistas en las que Angélica Rivera se dejó llevar por el buen humor.

Para esta cita, la Primera Dama llevó una falda y abrigo en verde botella, que combinaban con la corbata del Presidente, con una blusa de negra y zapatos en el mismo color. Más tarde, se cambiaría en un outfit de solemne negro para la misa celebrada en la Basílica de Guadalupe. Durante esta celebración eclesiástica, el Presidente y su familia comulgaron, como muchos de los fieles en la Villa. Este detalle llamó la atención, al ser el segundo Presidente de México, después de Felipe Calderón en hacerlo durante la visita de un Papa.

Los encuentros de complicidad y sonrisas de la Primera Dama y el Papa FranciscoVER GALERÍA

Su último encuentro, en el Hospital Infantil Federico Gómez, fue en el que se les vio más cercanos. En un look casual de domingo, la Primera Dama asistió en un look monocromático de pantalón, suéter y blusa azul marino. El detalle más vistoso de este casual atuendo fue su peinado, que acomodaba su melena con una simple trenza. En su papel de anfitriona, Angélica le platicó sobre los niños y agradeció con cariño su visita, además de que le regaló un cuadro de la Virgen. Visiblemente emocionada, la esposa del Presidente dirigió unas palabras al Pontífice, a quien prometió rezar por él y agradeció las lecciones de humildad y sencillez que ha dado en este viaje: “La visita del Papa Francisco llenó de luz al Hospital Infantil. Sembró fe y esperanza en los corazones de los niños y de sus papás. Un día inolvidable. ¡Gracias Santo Padre!”, escribió en su cuenta de Facebook.

Más sobre: