jet_lag_t

¿Cómo llevar mejor los efectos del 'jet lag' a través de la dieta?

Los vuelos largos en avión a veces traen consigo cierto malestar físico. Te damos algunas pistas para evitarlo.

by hola.com

Durante los meses de verano miles de personas eligen el avión como medio de transporte para desplazarse a sus respectivos destinos. Vuelos, en muchas ocasiones, de varias horas, que pueden tener como consecuencia trastornos alimenticios y malestar físico. ¿Cómo evitarlo? He aquí algunas pistas:

bandejas_avion_VER GALERÍA

-Trata de tomar una comida ligera y saludable antes del viaje. Opta por una ensalada, fruta fresca, sopas de verduras, pollo a la plancha...

-Durante el viaje evita las comidas grasas y abundantes, así como embutidos, fritos, congelados, bollería y alimentos procesados.

-Para reducir al mínimo el desfase horario que trastorna los ritmos naturales, cambia la hora de tu reloj al comienzo del vuelo y adapta las comidas al horario de la zona que vas a visitar.

-Volar puede deshidratarte. Bebe mucha agua y bebidas bajas en calorías (beber un vaso de agua cada hora durante el vuelo te protegerá contra la deshidratación y el desfase horario).

agua_avion_VER GALERÍA

-Modera el consumo de café y evita el alcohol: contribuyen a la deshidratación y alteran el sueño.

-Ten en cuenta la higiene de los alimentos allá donde vayas, especialmente en destinos de ‘alto riesgo’. Evita los alimentos crudos y el agua, si no es embotellada (esto último incluye también los hielos de las bebidas).

-Una vez llegues a tu destino recuerda que existen una serie de alimentos que te ayudarán a afrontar los cambios climáticos y los nuevos ritmos de sueño, entre ellos, frutas frescas, verduras, los vegetales de hoja verde, tomates crudos, cereales integrales, frutos secos y, sobre todo, el agua.

-Recuerda que es recomendable tratar de hacer algo de ‘ejercicio’ durante el vuelo (estirar la espalda, los brazos y las piernas; caminar por los pasillos...), ya que esto estimula la circulación y ayuda a prevenir la trombosis venosa profunda y el desfase horario.

LEE TAMBIÉN: Diez consejos para llevar una dieta sana este verano

Más sobre: