victimalasvegas

La dura despedida de la doctora que perdió a su esposo mientras él salvaba su vida en el ataque de Las Vegas

by Carolina Soto

Es imposible no conmoverse al conocer las historias detrás del terrible tiroteo de este domingo en Las Vegas. Una de las que ha conmovido al mundo es la de doctora Heather Gulish Melton y su esposo, Sonny Melton. El joven enfermero murió mientras salvaba la vida de su mujer durante el ataque, algo que ha hecho que Heather decida hablar sobre este trágico momento para que el mundo sepa la forma heroica en la que Sonny perdió la vida.

“No quería hacerlo (la entrevista), para nada, pero no quería que una persona negativa nuble a las almas que se perdieron”, dijo Heather en entrevista con el show Today. “Quería que todo el mundo supiera lo bueno que era Sonny. Mi hijo me dijo: ‘Mamá, Sonny es un héroe internacional. Siempre fue nuestro héroe cuando esto pasó’. Así que esto no solo sucedió una noche. Él sabe que su mamá fue salvada por Sonny”, explica.

“Perdí la mitad de mi corazón. Era un amor que no había experimentado antes. Era el tipo de amor que te llena todos los días. Amábamos estar juntos y la gente sentía lo mucho que nos amábamos. Lo llevaré conmigo por siempre. No sé si voy a volver a experimentar este tipo de amor otra vez. Pero los días que tuve con él valen cada minuto”.

La pareja se encontraba celebrando su primer aniversario de bodas cuando los disparos comenzaron en el Route 91 Harvest Festival. Al entender que los fuertes sonidos no eran fuegos artificiales sino disparos, Sonny cubrió a su esposa con su propio cuerpo. “Sé que me salvó la vida. Cuando nos dimos cuenta de que eran disparos y no los fuegos artificiales que todos pensábamos, le dije: ‘Hay que agacharnos’. Me dijo: ‘No, así nos van a atrapar, vámonos’. Y me envolvió en sus brazos”.

Terror en Las Vegas con el peor tiroteo masivo en la historia de Estados Unidos

“Mientas corríamos sentí cómo le dispararon en la espalda y nos caímos al suelo. En ese momento todavía había fuego abierto alrededor de nosotros y la gente estaba en el suelo, así que traté de darle primeros auxilios en el lugar”. Con su conocimiento médico, Heather sabía que era el final. “Nadie te enseña a hacer esto. La vida solo pasa y no sé, siento que en este punto es casi respiro a respiro. A veces se siente que no puedes respirar y otras veces solo agradeces los momentos que tuviste juntos”.

 

Más sobre: