boda

Su abuelo no pudo estar presente el día de su boda, pero su voz la acompañó en el momento más especial de la ceremonia

by Fernanda López

Brittany Yost no pudo contener las lágrimas mientras una voz, bastante familiar, sonaba desde el amplificador el día de su boda. Como toda mujer, Brittany había imaginado mil veces este día tan especial con detalles muy particulares, pero el más importante para ella era que su abuelo, el reverendo Ronald Adkins, oficiara la misa que la uniría con el amor de su vida. Tristemente, el señor Adkins falleció un año antes, volviendo practicamente imposible el sueño de su nieta. Sin embargo, el novio de Brittany, Jordon Yost, y su hermana estaban dispuestos a todo con tal de regalarle a la novia el día perfecto y juntos, orquestaron una sorpresa sumamente emocional.

Brittany y Jordon contrajeron matrimonio el 22 de julio en Virginia Occidental, un año después del fallecimiento del Señor Ronald. Pero la hermana mayor de Brittany, quien se casó en el 2015, tuvo la oportunidad de contar con la presencia del abuelo de ambas, que además ofició la ceremonía.  Así que, en un brillante intento por cumplir los sueños de la futura novia, su hermana tomó la grabación del audio de su propia boda y se aseguró de hacerlo sonar en el momento preciso para que Brittany recibiera la bendición del reverendo Adkins.

Cuando la ceremonia estaba por llegar a su fin, el predicador pidió a los invitados que inclinaran la cabeza en oración; en ese momento, las palabras de su abuelo brotaron del altavoz. Durante el audio, Adkins ora por la pareja y les anuncia como marido y mujer. "Cuando escuché la voz, supe inmediatamente quién era. Mi corazón se rompió, pero sentí tanta alegría y felicidad a pesar de todas las lágrimas ", dijo Brittany a ABC News. Todos los invitados escucharon atentos al audio, conmovidos y emocionados hasta el llanto, por el increíble detalle que se había orquestado para la novia. 

El novio, que también tuvo el honor de conocer al abuelo de Britany antes de fallecer, aseguró que el momento resultó muy especial para él tambien, pues pudo cumplir el sueño de su amada y regalarle a su familia un recuerdo único. 

"La emoción y los escalofríos que invadieron mi cuerpo son indescriptibles. Estaba temblando hasta las rodillas, pero sentí su presencia. Un ola de calma se apoderó de mí y sentí un peso menos porque mi sueño se hizo realidad, todo gracias a mi hermana y Jordon", dijo Brittany a ABC. "Tenerlo presente para orar por nosotros fue el momento más memorable y el que yo llevaré conmigo para siempre. Todos los sueños que tenía de niña se hicieron realidad."

Más sobre: