cruzarelmundo

¿Cruzar el mundo por un desconocido? Ella lo hizo y pronto dará el sí acepto

Brie Elizabeth es la prueba viviente de que a veces, cruzar el mundo entero para ir tras la persona a la que amas, puede tener grandes recompensas; y es que esta joven de 28 años viajó de un continente a otro con el sólo objetivo de conocer al que ella sabía, sería el amor de su vida. Hoy, tres años después, Brie se encuentra felizmente enamorada y está comprometida con el que alguna vez fue un desconocido al que decidió visitar en un remoto destino de Australia.

Esta historia de amor comienza muchos años atrás, cuando Brie y su ahora prometido Matt, no podían siquiera imaginar lo que el destino les tenía planeado. Matt Benfell y su futura esposa vivieron toda la infancia a sólo unas cuadras de distancia, pero no fue hasta los 16 años que la adolescente comenzó a notar la presencia de su guapo vecino, tres años más grande que ella. Por obvias razones, ambos asistieron a la misma preparatoria, donde Brie suspiraba en silencio por su “chico sin nombre”, mientras él tenía poco conocimiento sobre la existencia de su eterna admiradora.

En una entrevista para el Daily Mail, Brie aceptó que nunca tuvo el valor suficiente para acercarse a aquel joven de ojos azules y chamarra de cuero que tanto le gustaba, por lo que aquella ilusión tuvo que quedar reducida a un simple amor imposible de adolescencia. “Era sólo un sueño. Rara vez lo veía, pero cuando lo hacía mi corazón saltaba de la emoción. Siempre le decía al universo que quería conocerlo, pero en aquel entonces nunca se cumplió mi deseo ", comentó.

Tiempo después, Brie estudió actuación en una escuela de Londres, donde consiguió un papel importante en una serie de televisión bastante popular. Matt, quien se encontraba estudiando diseño gráfico, vio el programa y reconoció su rostro de inmediato. El chico sin nombre de preparatoria quedó impactado con la belleza de su vecina de la infancia y decidió buscarla en Facebook para agregarla a su lista de amigos.

Por supuesto, Brie no tuvo que pensarlo dos veces, y aceptó su solicitud, dando inicio a una relación a distancia que iría prosperando muy lentamente con el paso de los años. Después de miles de mensajes de texto, llamadas, cartas y video-llamadas por Skype, Brie - que se encontraba viviendo en Los Ángeles- decidió dar el paso definitivo en su relación y compró su boleto de avión con destino a Australia, la entonces actual residencia de Matthew.

“Decidí seguir a mi corazón y compré mi ticket de avión a Sydney”, declaro al Dailay Mail. “Nos encontramos por primera vez en el Aeropuerto Internacional de Sydney. Nuestro primer encuentro, nuestro primer abrazo, nuestro primer beso, todo pasó ahí. Mis amigas pensaban que estaba loca por cruzar el mundo entero para encontrarme con un hombre que no conocía, pero por algún motivo toda la situación se sentía bien, yo sabía que me iba a terminar casando con ese hombre al que iba a visitar.”

La pareja formalizó su relación y estuvo junta por tres años antes de comprometerse en el mismo lugar que los vio unirse por primera vez. “Mientras planeábamos nuestro viaje de regreso a Sydney desde Singapur, Matt me propuso recrear la escena de cómo nos conocimos en aquel aeropuerto internacional y me pareció una idea muy romántica; así que, habíamos estado en Melbourne por un par de días y llegamos a la terminal en el lugar exacto donde nos conocimos. Por supuesto, estaba completamente vacío, sólo nosotros, así que comencé a grabar nuestra recreación planeada. Filmé la rampa que baje cuando busqué a Matthew por primera vez y corrí a abrazarlo y besarlo con la misma emoción que hace tres años. Segundos después vi a Matthew hincado, con un anillo de compromiso en la mano, haciéndome la pregunta con la que yo soñaba incluso antes de conocerlo.”

Sobra afirmar que la respuesta a esta romántica propuesta fue un determinante “sí acepto” que ha logrado inundar las redes sociales por la mágica historia que hay detrás. Actualmente la feliz pareja se encuentra en Singapur disfrutando uno de sus tantos viajes juntos por el mundo, antes de comenzar con la planeación de su boda, que sin duda alguna será igual de romántica que toda su historia de amor.

Más sobre: