hijapolicia

Los compañeros de un policía caído, decidieron acompañar a su hija en su baile de graduación

Hace cuatro años, el Oficial Rod Bradway recibió una llamada que terminaría siendo fatal. Una mujer estaba siendo retenida en un departamento a punta de pistola y sus gritos de auxilio alertaron a los vecinos, al recibir el llamado, el Oficial Bradway llegó al lugar y al forzar la entrada al departamento fue asesinado en el acto. Hay muchas cosas que el Oficial no podrá hacer con su hija, Sierra, pero sus compañeros del Departamento de Policías de Indianápolis, han decidido tomar la batuta y apoyar a la chica tanto como pueden.

Al no tener a su papá para acompañarla en la sesión de fotos de su prom, Sierra decidió que el día del baile de graduación iría al cementerio para tomarse algunas fotografías en la última morada de su papá. Cuál sería su sorpresa que al llegar con el chico que la invitó, Brock, los compañeros del Departamento de Policías de su papá estarían esperándolos.

Los oficiales se enteraron a través de la mamá de Sierra, que al saber del plan de su hija quiso hacerlo aún más especial. Lo mejor, es que no solo fueron los policías que conocieron a su papá los que asistieron. Cuando se hizo un llamado a todas las unidades cercanas, policías de distintos departamentos asistieron al lugar. Por supuesto, también hubo grandes amigos del Oficial Bradway como el Jefe del Departamento de Policía, Bryan Roach, que tuiteó: “Un honor el haber sido incluido en el baile de Sierra. Como diría nuestro querido hermano caído: ‘Traiga a Sierra a casa antes de las 9 pm, jovencito’”, junto a una divertida foto de los novios.

Cuando una policía llegó a su puerta, jamás imaginó que era para donarle un riñón a su hijo

Estos perritos llegaron juntos a un refugio y, contra todo pronóstico, encontraron un hogar para ambos

Entre los mensajes más emotivos, estuvo el del Departamento de Policía: “Sierra, sabemos que tu papá está sonriendo desde el cielo. Recuerda que tu familia de la Línea Azul siempre estará aquí”. Los oficiales se mantuvieron firmes a su juramento de ser siempre una familia para aquellos que perdieron a sus seres queridos en acción.

Más sobre: