tresgemelos

Tres pares de gemelos, ¿cómo creció tan rápido esta familia?

Desde que era una niña, Carrie Kosinski soñaba con tener una familia grande, pero no imaginaba que esto se volvería realidad inesperadamente. Como en un película, Carrie y su esposo Craig, antes de conseguir su meta, se enfrentaron a momentos difíciles, cuando después de muchos intentos recibieron el diagnóstico médico de que les sería imposible concebir hijos biológicos. Totalmente devastados, decidieron hacer lo que estuviera en sus manos para comenzar a construir su propia familia.

Fue así como en el 2013 llegaron al hogar de los Kosinski, las gemelas Adalynn y Kenna. Todo comenzó cuando una conocida les preguntó a través de Facebook si estaban interesados en adoptar al bebé que esperaba, pero nunca les dijo que se trataba de gemelas. Solo un año después, la misma mujer se les acercó ya que no podía hacerse cargo de sus hijos mayores, otro par de mellizos, JJ y CeCe.

Con cuatro niños en casa, Carrie y Craig estaba cumpliendo su sueño, una gran familia, pero no sabían lo que les deparaba el destino. Después de someterse a un tratamiento de fertilidad, Carrie se embarazó, también de gemelas, para completar su hermosa familia.

Lo mejor de esta historia, es que los seis pequeños nacieron el 28 de febrero. JJ y CeCe en el 2013, Adalynn y Kenna en el 2014, mientras las pequeñitas del hogar en el 2016. Definitivamente, éste será por siempre un día de fiesta en el hogar de los Kosinski, quienes han admitido que con seis niños nunca hay un momento aburrido en su casa.

Contra viento y marea, esta pareja tuvo que casarse en un hospital

¿Te cuesta salir de la cama? ¡Tienes que ver la alegría con la que este peque despierta a diario!

La pareja ha compartido que incluso antes de saber que no podrían concebir, su plan siempre fue adoptar. Aún después de haberlo hecho, los Kosinski no perdieron la esperanza y se aventuraron por un hijo biológico recibiendo dos en cambio. Los Kosinski han compartido lo costoso que es el proceso de adopción y para lograrlo, abrieron una página de GoFundMe. Por el momento, están muy cerca de su meta gracias a la donación de la autora Karen Kingsbury. Con $2,500 dólares más podrían acabar con la documentación y acabar con las incertidumbres.

Más sobre: